Un niño afortunado

Pienso que…si debiera elegir una de las biografías que más me ha hecho reflexionar sobre los macabros trances de nuestra historia reciente, esta sería, sin duda alguna, la biografía de Thomas Buergenthal.

Thomas Buergenthal

Tuve el inmenso placer, que cada vez valoro más a medida que el personaje se apodera del reconocimiento internacional que merece, de haber coincidido con Thomas Buergenthal en la entrega de los Premios Derecho y Sociedad del despacho de abogados Roca i Junyent, en su primera edición del año 2014.

La biografía de Thomas Buergenthal es la historia de una superación en condiciones extremas, y de un compromiso absoluto con los valores morales con que fue educado. Valores que no llego a imaginar lo difícil que debió ser alimentar, estando inmerso en un desierto de desprecio y hambruna.

Thomas es un testimonio de historia andante, alguien que, más allá del reconocimiento que su prestigio como experto jurídico internacional merece, debería ser alzado a los altares de la bondad humana.

Personalmente sitúo a Buergenthal en línea con dos de mis referentes espirituales: Pere Casaldàliga y la Madre Teresa de Calcuta. Y no, no exagero. Y sí, sí tuve el placer de compartir una tarde de mi vida con él, en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, y con uno de los padres vivos de la Constitución: Miquel Roca, y con el Alcalde Xavier Trias y con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, y…y de recibir un premio de manos del cardenal arzobispo de Barcelona: Lluís Martínez Sistach.

Un día inolvidable.

Sí, lo fue. Pero, con el máximo respeto que me merecen las personas antes citadas, lo fue, sobre todo, por haber podido ver con mis propios ojos que la historia sigue viva y respira y habla y gesticula y sonríe y… en el fondo, necesita que le demos cuántos altavoces precise para conseguir silenciar su repetición futura.

Pienso que, y así lo propuse a mis hijos, la biografía de Thomas debería ser de recomendada lectura para nuestros jóvenes alumnos, y me refiero a todos y no únicamente a aquellos que flirtean con las leyes, porque más allá de una biografía de tintes históricos, Buergenthal es capaz de narrar los avatares de su infancia con un punto de candidez que facilita empatizar con el protagonista desde las primeras páginas.

Y termino, dejando que sea Thomas quien, con su sabiduría y reflexión, finalice este Pienso que…, que tantas ganas tenía de incorporar a mi web, desde hacía tiempo:

«Todos los que hemos vivido el Holocausto tenemos una historia personal digna de ser narrada, aunque sea por el mero hecho de ponerle rostro humano a la experiencia. Al igual que todas las tragedias, el Holocausto ha producido sus héroes y sus villanos: seres humanos corrientes que nunca perdieron su integridad moral y seres que, bien para salvarse, bien sólo para conseguir un trozo de pan, contribuyeron a enviar a sus semejantes a las cámaras de gas. También es ésta la historia de algunos alemanes que, en medio de la carnicería, mantuvieron firmes sus principios de humanidad».

¿Y tú, qué piensas?

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies