Sufragio universal

Pienso que… la democracia, entendida como forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos, corre, a mi entender, el riesgo de ir debilitándose en su sustancia, sin perder la apariencia que le da continuidad. Me recuerda a los productos que antiguamente estaban hechos de acero inoxidable, y a los muchos que hoy en día, hechos de plástico, tienen la misma apariencia gracias a la capa plateada que los recubre. La apariencia es la misma pero el tacto, la durabilidad, la consistencia…no.
Me considero parte de una generación que tenemos casi la obligación de ejercer nuestro derecho a votar. Y escribo obligación  por respeto al esfuerzo, cuando no sacrificio, que padecieron nuestros antepasados para poder disfrutar del derecho de sufragio universal. Por ello, mirando a un lado y a otro con la esperanza de encontrar un pilar firme y atractivo, ejerzo mi derecho de voto, siempre. Y al hacerlo, siento la sensación de estar dando vida al concepto abstracto de democracia que tantas líneas de historia dejó atrás. Y luego, tras ejercer mi derecho a voto, llego a casa y espero con ilusión que el color de mi decisión resalte en el arcoíris de un cielo de nueva esperanza.

Pero al día siguiente empiezo a escuchar que algunos colores empiezan a mezclarse entre sí dando lugar a una paleta de tonos diferentes del día anterior. Y entonces me viene a la cabeza el grifo de plástico con apariencia de acero inoxidable.

Entiendo que ese es el juego político de las reglas democráticas que nos hemos dado, y las acepto. No obstante, entiendo también, que el acto de votar pueda complicarse hasta el punto de requerir analizar el tipo de material químico de cada pilar para intuir qué tipo de aleaciones podrán conformar entre sí. De manera, que lo que parecía un ejercicio democrático reflexivo, y relativamente sencillo, muta a una profunda reflexión de conjuros y cábalas logarítmicas de resultado incierto, que lleva a más de uno a dejar su derecho de sufragio universal reposando en el sofá.

Y lo fácil, es llamarlo desafección política, sin más.

¿Y tú, qué piensas?

https://www.instagram.com/javiercorreaescritor/

https://www.facebook.com/profile.php?id=100033961848284

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies