Escritor

Sígueme en las redes sociales

Oda al silencio

Pienso que…no hay grito más estridente que un silencio prolongado.

Me pareció de una creatividad sublime el concierto de silencio compartido, que tantas salas de fiestas dieron ayer en señal de protesta por todo el tiempo que permanecen cerradas, vetando, obligadas, sus puertas a la música, al baile y a la alegría de los conciertos.

Por todos ellos, mi pequeño tributo como escritor, tirando de un género: la poesía, en el que tuve la suerte de tener una gran maestra: mi abuela materna.

Por ella, por ellos, por vosotros.

Oda al silencio

 

Silencio, que a veces me llamas de lejos,

y a veces te oigo, y te veo  y  te siento.

Silencio, que a veces me llamas de cerca,

y a veces te ciego y te odio y te niego.

 

Silencio, que permaneces a mi lado,

alegrándote si al reir te ignoro, te zarandeo, te hiero.

Silencio, que miras, escuchas, y entiendes,

y me abrazas cuando al llorar te llamo y te tengo.

 

Silencio que dices ser eterno,

sin alzar la voz del alegre quejido ni el triste deseo.

Silencio que dices ser eterno,

pues al llegar te oí y al partir te seguiré oyendo.

 

Silencio que tanto amo, cuando me busco por dentro,

aléjate de las melodías de los bailes al viento.

Silencio que tanto amo, cuando en mí te encuentro

marcha de las salas de fiestas y festejos.

 

Silencio, silencio, silencio, no hagas de tu presencia un concierto.

 

 

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies