Escritor

Sígueme en las redes sociales

Lectura veraniega

Pienso que … durante los días de vacaciones, en los que el reloj pierde el protagonismo habitual y podemos jugar con él como nos plazca, es bueno aprovechar para realizar aquellas actividades que tenemos algo descuidadas. Y en determinados casos, quizá la lectura, sea una de ellas.

Leer en sí, más allá de la desconexión que nos lleva el adentrarnos en historias inventadas o reales, utilizando la primera persona, es una manera de ejercitar nuestras neuronas y evitar su deterioro.

Leer en sí, más allá de los datos reales o inventados que nos ofrezca el escritor, puede ser también una fuente de reflexión, de crítica, de conocimiento o de intercambio de opiniones con las personas que nos rodean.

Leer en sí, más allá del aprendizaje de nuevos vocablos o del uso figurativo de estos, puede ser una fuente de creatividad recomendable para un cerebro acostumbrado a observar imágenes tridimensionales, algunas con efectos especiales de enorme complejidad.

Leer en sí, en definitiva, es aprender a volar con la imaginación, o a emocionarnos con los sentimientos de unas palabras que sentimos como propias al leerlas. Y esa efímera posesión y enjambre de sentimientos que nos provocan, no es más que el sueño cumplido que tuvo el escritor al crearlas.


Las vacaciones pueden ser una forma idónea para viajar y conocer otras culturas, para pasar más tiempo con la familia y amigos, para realizar aquellas aficiones que durante el año nunca vemos el momento de priorizar …y de leer, disfrutar de la lectura y de dejarnos llevar por las imágenes que aparecen en nuestra mente al leer por ejemplo:

 

El otoño avanza alargando los días de verano sobre preludios de invierno en San Silvestre de Guzmán, un pueblo onubense a caballo del mar y la sierra; una dehesa de almas cándidas que esparcen la providencia entre sus lindes, una tierra de pastos que desnuda el hoy durante la noche para vestirlo de mañana. De un mañana que hilará segundos de paz con la certeza de saber que entre sus lindes se detuvo a reposar el tiempo.
(Página 1 de Sombras de niebla)

La imagen que te ha venido a la mente, es solo tuya, única, propia, diferente a la que imaginaría una persona que tuvieras a tu lado, por muchas afinidades que compartieras con ella. Esa es una de las virtudes de leer, y de saborear la lectura aunque sea entre pequeños sorbos de un cóctel veraniego.

¿Y tú, qué piensas?

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies