La Biblioteca de los libros rechazados

Pienso que…de no existir la Biblioteca de los libros rechazados, debería. Y de existir, debería tener un protagonismo en línea con la ilusión de los escritores noveles.
La película: “La biblioteca de los libros rechazados”, cuyo título original francés es:“ Le Mystère Henri Pick”, muestra la cruda realidad actual. Una realidad literaria marcada por el descenso del hábito lector, que provoca la toma de decisiones a corto plazo por buena parte de las grandes editoriales.

Corren tiempos difíciles para los nuevos escritores, entre los que me encuentro, y se echa de menos ese espíritu empresarial capaz de asumir el riesgo que conlleva el definirse como empresario sin acento funcionarial.

La industria editorial actual está centrada en su cuenta de explotación anual, mensual, diaria incluso, me atrevo a escribir. Por eso, no es fácil abrirse camino entre tanto editor conservador. Y en parte lo entiendo. Arriesgar el patrimonio nunca es tarea fácil, pero permanecer inmóvil creyendo que vivirás eternamente de unas decisiones pasadas, por muy acertadas que fueren, conlleva también una ceguera peligrosa. El riesgo de creer que el mercado se mueve para todo el mundo excepto para ti y tus clientes, que te serán fieles a ti y a tu producto eternamente. Si es así, explíquenme el caso IBM, Nokia y tantos otros, algunos de los cuales tuve la oportunidad de analizar en mi etapa profesional anterior.

Como con tantas cosas en la vida, la solución pasa por buscar un punto ecléctico. Apostar por escritores consagrados para pagar  las nóminas, y abrirse a leer manuscritos de la Biblioteca de los libros rechazados, con la ilusión de un joven empresario. Intentando descubrir entre tantas letras abandonadas, el tesoro que te haga ir más allá, aunque ello conlleve dar unos pasos atrás para coger carrerilla.

¿Cuántos best seller se perderán simplemente porque la persona que los escribió no tenía un nombre conocido? ¿Por miedo a qué, ninguna editorial supo descrubrirlos? Quizá el mismo escritor acabará al final creyendo que su obra no era para tanto, o si lo era para tanto como para morirse en el anonimato eterno de los siglos.

Y regreso al filme francés para calificarlo de una buena obra. Felicidades al director  Remi Bezançon, a los dos protagonistas principales: Camille Cottin y Fabrice Luchini, y a todas las personas que han intervenido. Hacía tiempo que no disfrutaba de una película sin persecuciones imposibles, ni héroes de siete vidas,….y sin el bullicio repleto de las personas que acuden a comer palomitas de cinco en cinco, como si el mundo terminara tras el The End de la película.

¿Y tú, qué piensas?

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies