Hasta pronto o nunca, UK.

Pienso que…hoy es un día amargo para la Unión Europea.

La actual Unión Europea, organización internacional forjada con tratados internacionales de marcado perfil económico, que inició su andadura con el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, o Tratado de París, firmado el 18 de abril de 1951, despide a uno de sus miembros.

Y por ello, por el hecho de ser miembro de la Unión Europea, en sí, más allá del peso correspondiente en el erario europeo, es, para mí, como europeista, un día triste.

Comparto unos breves pensamientos, de material reciclable, por si no los compartes:

  • El inicio de esta fractura se fraguó a raíz de un referéndum; donde cerca de 17,4 millones de británicos votaron a favor del Brexit, nada que objetar salvo el hecho de recordar que ambos frentes reconocieron al día siguiente de celebrarse el referéndum,  haber faltado a la verdad en algunos argumentos ( la hemeroteca o la memoriateca, podrían corraborarlo), intentando convencer a los suyos con argumentos emocionales más que con datos  objetivos y económicos. Lamentable.
  • Siendo pues un referéndum cargado de vicios ocultos, debió ser anulado en su momento, pero faltó honestidad política. No soy partidario de realizar un segundo referéndum, por respeto a los votantes ( tampoco lo fui de repetir aquí las últimas elecciones que solo han servido para dilapidar 140 millones de las arcas públicas; demasiado caro el juego de estadista para un país con importantes necesidades sociales), pero los políticos, la banca y los medios de comunicación británicos, debieron tener más respeto por sus conciudadanos.
  • Tengo la esperanza de que esa generación de jóvenes europeos llamada: Generación Erasmus, decida en el futuro regresar al pasado; jóvenes cosmopolitas que han ido más allá de los viajes Interrail de sus padres, compartiendo apuntes, fiestas y amores, de juventud europea.
  • En el hilo del pensamiento anterior, y quisiera equivocarme, la Generación Brexit, por el contrario, crecerá envuelta de un pensamiento aislacionista, y tal vez excesivamente patriótico, que problablemente dificulte el paso atrás que, personalmente, tanto deseo por el bien de Europa y de este gran estado europeo.
  • Confío en que, cuando esos jóvenes políticos británicos de la Generación Erasmus estén debatiendo su regreso a Europa, los ilustres Lores del momento (los de los sillones carmín, ya saben), les apoyen desde la credibilidad que aporta el dotar de Auctoritas a cada una de sus palabras y gestos.
  • Es cierto que el Brexit comportará al Reino Unido retomar competencias legislativas, económicas, fronterizas… e incluso de solista cantor, en sedes internacionales, donde volverá a coincidir con su antiguo coro de voces. Solo espero, por el bien de todos, que no desafinen.
  • Deseo que el Brexit sea un éxito para los británicos. Su éxito económico, en una macroeconomía internacional interdependiente, será beneficioso para el resto de la economía del planeta. Y este deseo no es incompatible con los anteriores, pese a que pueda parecerlo.
  • Los británicos deberán, a mi entender, trabajar con ahínco para evitar que, una historia caprichosa no se les gire en contra a medio plazo, y termine por convertirlos en una colonia económica de la Casa Blanca.
  • Confío en que la Unión Europea sabrá sobreponerse al Brexit y gozar de una salud de hierro, y de todas las competencias que precisen sus alas para seguir avanzando.
  • Y le deseo una feliz jubilación a John Bercow, el anterior Presidente de la Cámara de los Comunes; Mr.Ordeeeeeer!, para algunos, porque imagino que no ha debido ser nada fácil pasar tanto tiempo poniendo orden.

El Primer Ministro Boris Johnson, tras ganar las elecciones del 12 de diciembre del 2019, dijo:

«Vamos a dejar de lado la miserable amenaza de un segundo referéndum y a recuperar el control de nuestras fronteras».

No sé a ustedes, pero a mí me sobra una palabra por inapropiada y tildaría a otra de algo anacrónica.

¿Y tú, qué piensas?

 

 

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies