Escritor

Sígueme en las redes sociales

En defensa de la juventud

Pienso que… como adultos debemos ir más allá de la crítica fácil de únicamente denunciar a los jóvenes que utilizan la violencia para protestar contra la violencia, o un derecho tan delicado como el derecho de expresión, sin detenernos a analizar de donde vienen las raíces de esas agresiones, de esas reacciones, en el fondo de esas causas.

Voy por partes.

Estoy rodeado de jóvenes. Sí, tengo esa inmensa suerte que comparto desde mi casa hasta mi trabajo. Y no, no podemos decir que en general la juventud es irresponsable, ni violenta, ni analfabeta, ni otras flores similares que oigo con cierta frecuencia.

Los jóvenes de hoy miran al horizonte con desconfianza, cansados de la pandemia, preocupados por la situación económica, e incluso por los cánones de algunos derechos que no comparten de la manera que están escritos en mármol. Y esos jóvenes, aunque haya a quien le cueste aceptarlo, son las personas que asumirán el timón del mundo, antes de lo que pensamos. Por ello debemos, debo, y lo hago, sinceramente, confiar en el buen hacer de ellos.

Estas revueltas de los últimos días en Catalunya; esos movimientos violentos; esos actos vandálicos de unos cuantos jóvenes, que quizá comparten buena parte del resto que han decidido quedarse en casa, no son más, a mi entender y en buena parte, que la cara del desconcierto sin digerir que les ofrece un futuro incierto. Y es ahí, donde los adultos debemos ser capaces de entenderlos, de mostrarnos cercanos a sus preocupaciones e inquietudes,  de ser comprensibles con ellos sin dejar de ser contundentes a la hora de intentar hacerles ver ( sin gritar y con buenas palabras) que la violencia no genera más que violencia, y más que pobreza, y más que desilusión, y en el fondo, difuminar más ese horizonte que ahora los envalentona o deprime según el cerebro donde arraigue.

He querido hacer este escrito porque debemos formar a nuestros jóvenes, no solo en estudios, sino sobre todo en valores. Y esos valores deben empezar por la coherencia de los adultos, con nuestro valor de ejemplo diario, y no con inacabables monsergas.

He querido hacer este escrito porque debemos exigir a nuestros políticos que sean permeables a las reivindicaciones de la juventud, a trabajar unidos para ofrecer unas perspectivas formativas y laborales mejores de las que ahora ofrecemos a nuestros jóvenes. Y para hacerlo, deberían dejar de mirarse el ombligo esposados en unas proclamas vaporosas y distantes que cada vez los aleja más de la juventud, y del día a día del resto de mortales.

He querido hacer este escrito porque he dicho muchas veces a las familias con las que hablo, que el gran problema de los adolescentes es que aparentan ser adultos, y por ellos los tratamos como tales. Ni siquiera ese acné juvenil que tanto se odia al tenerlo y se añora al recordarlo, parece suficiente para que tomemos consciencia de ello.

He querido hacer este escrito porque hemos de ser capaces, los adultos, de escuchar a nuestra juventud, de entender sus inquietudes, de confesarles sin tapujos que también nos equivocamos, de ser capaces de hacerles ver que lo peor de fomentar la violencia es convertirte en su esclavo, de saber contar cien veces cien y de mirar a otro lado cuando nuestros ojos, más que de guía, parecen de acero poco templado.

He querido hacer este escrito porque un día, yo también fui joven, aunque mi día a día se empecine en hacerme creer lo contrario.

Y acabo deseando a todos los adultos, que trabajemos, cada uno en nuestra parcela de responsabilidad, para ofrecer el mejor futuro posible a nuestros jóvenes, no vaya a ser que, como dijo el novelista Johan W. Goethe: « Lo que se desea en la juventud, se tiene a la vejez en abundancia»

¿ Y tú, qué piensas?

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies