Escritor

Sígueme en las redes sociales

Balance anual

Pienso que…tal vez por los veinte largos años que me dediqué en cuerpo y cuerpo (el alma la tenía un poco oxidada con tanto objetivo empresarial) a realizar balance al final de cada ejercicio económico, que no siempre eran a final de año por cuestiones contables, considero interesante, hacerlo a nivel personal. Y así lo hago cada fin de año.

Tuve, he tenido si suavizo el pasado, la suerte de formar parte de grandes empresas en pleno proceso de expansión. Era relativamente fácil, sin querer quitar el mérito que por respeto se merecen los colaboradores que remaban conmigo, realizar un balance positivo al final de cada ejercicio. Aunque no siempre fue así, es cierto, y retos difíciles los hubo; quienes han sudado conmigo lo saben, y deseo lo recuerden como una época en la que sufrimos y disfrutamos, juntos.

Celebrar objetivos cumplidos es un placer. A nivel profesional todo un privilegio y un empujón al currículum. Premios, aplausos, comidas, juergas nocturnas, hoteles, viajes…todo parecía un cúmulo de escenas robadas a la película fotográfica de Alicia en el país de las maravillas.

Incluso, lo «bueno» que tienen estas grandes empresas, es que ( conociendo excepciones) cuando un objetivo no se consigue, se olvidan de él al hacer el balance del año. Fantástico. A nivel de animación de equipos de colaboradores diremos que es una estrategia basada en la espiral positiva del management. A nivel personal, diré que simplemente era el miedo a reconocer con humildad que: o el objetivo era inalcanzable, y por tanto mal definido por quien ostentaba la competencia, o los colaboradores no eran los mejores para la encomienda, y por tanto mal seleccionados por quien estaba al frente de esa área de responsabilidad.

En cualquier caso, pasarse tantos años inmerso en este modus vivendi deja huella. Y de toda huella se puede hacer un buen paso. En mi caso, el dedicarle un rato largo durante el día de hoy a pensar qué considero que debo mejorar a nivel personal en mis diferentes facetas personales de hijo, padre, marido, hermano, ciudadano… y a nivel profesional: como escritor y profesor; dos privilegiadas tareas, para mí, en las que intento transmitir reflexión y valores, con mayor o menor tino y acierto.

Y cuando haga ese balance, a lo largo de esta tarde, acompañado de un buen café y una buena hoja en blanco, intentaré ponerme la máscara del buen guía a medida que analice los días del aún presente año.

Durante largos años consideré un acierto utilizar la máscara de juez para realizar mi balance personal, y no la del buen juez, propia de mi amigo y maestro Gonzalo, sino la de aquel juez de antaño, estereotipado con la mirada inquisidora, los oídos sordos y labios de sable.

Pensaba, en aquel entonces, que siendo muy exigente conmigo conseguiría mejorar más de prisa, que con sermones a lo David Hessen (el abuelo de Heidi), o con los del monje chino shaolín, Kwai Chang Caine ,de la serie Kung fu, que tanto he admirado siempre.

El problema no era tanto el cómo, sino a lo que en aquel entonces identificaba con mis qué: mi crecimiento profesional, mi salario, el asumir mayores responsabilidades… Objetivos, todos ellos, que hoy forman parte de mi baúl de recuerdos, que ni aborrezco ni desprecio, porque de una u otra forma me han permitido dejarlos ahí guardados, formando parte del aprendizaje de mi vida.

Y después de hacer balance, ya habrá tiempo durante los próximos días para perfilar proyectos: pocos y con los pies en el suelo.

Y escribo proyectos , que no sueños, principalmente por dos motivos: el primero porque siempre me ha parecido que las personas que tienen muchos sueños se pasan el día durmiendo, y el segundo: porque por un lazo que desconozco, la sociedad tiende a emparejar sueños con juventud; como si los cincuentas, sesentas, setentas, ochentas…y hasta el final de nuestros días, no fueran un momento propicio e inmejorable para iniciar nuevos proyectos.

¿Y tú, qué piensas?

CompARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies